Panna cotta de chocolate


La panna cotta de chocolate es uno de los postres más deliciosos. Está preparada siguiendo la receta clásica, a la que le agregamos chocolate negro derretido. ¡Un postre perfecto para terminar una cena romántica!



INGREDIENTES:

5 Porciones

• 500 ml de Nata fresca
• 100 g de azúcar extrafina
• 150 g de chocolate negro de 80% 
• 8 g de gelatina en hojas (4 hojas)
• cucharadita vainilla
• frambuesas


PROCEDIMIENTO:


PASO 1:

Vierta la nata en una cacerola junto con el azúcar y la vainilla e integrar bien los ingredientes. Deje que se caliente hasta el límite de la ebullición. Hidrate las hojas de gelatina en agua fría durante al menos 10 minutos.



PASO 2:

Mientras la crema se calienta, derretir el chocolate, picado en trozos, en el microondas o baño María, revolviendo hasta obtener una mezcla homogénea.



PASO 3:

Filtra la crema a través de un colador y agrégala al chocolate negro derretido, revolviendo con un batidor. Luego calentar sobre una llama suave y revolver para evitar grumos, agregar la gelatina bien exprimida y remover hasta diluir muy bien.



PASO 4:

Con un cucharón, verter la mezcla en 5 moldes empapados en agua (de esta forma se te facilitará cuando necesites quitarlos). Colocar en el refrigerador y dejarlos endurecer durante al menos 4 horas. Después de este tiempo, saque la panna cotta de chocolate pasando la hoja de un cuchillo pequeño a lo largo de los bordes del molde, volteandolo boca abajo en platos para servir y golpeando ligeramente en la parte inferior. Decorar con frambuesas y chocolate blanco rallado o pistachos picados.



Comentarios